Análisis de la técnica de Sean Cheetham (4 de 4) — Alla prima, paso a paso

by


Retrato Alla Prima, paso a paso:

→ Cheetham comienza restregando una mezcla grisácea y cálida a modo de imprimatura muy ligera. En otras ocasiones también utiliza un lavado con acrílico de forma similar.

→ Empieza a pintar sin un dibujo firme y preciso de la estructura de la cabeza, y únicamente define con precisión los límites entre luz y sombra (dibuja las manchas). Comienza el dibujo con el valor más bajo con el que va a trabajar, fijando la clave de oscuros. Ejecuta con mucha precisión con un pequeño pincel barato de nylon las formas básicas que configuran los grandes volúmenes, y emplea una gran dedicación en diferenciar las áreas limítrofes de la luz. Trabaja con mucho detalle, y es extremadamente riguroso con el dibujo previo, no permitiéndose errores desde el comienzo.

→ Al partir de la clave más baja de oscuros, se mantiene la luminosidad de las sombras y permite que el pintor no tenga que volver más tarde y termine ensuciándolo todo. Los tonos más claros de la sombra se refrescan con una mezcla de blanco y azul de manganeso (también esa mezcla se ve en las paletas de Michael Hussar y Jeremy Lipking).

→ Realiza muchas mezclas en la paleta de oscuros en esta primera fase inicial, y milagrosamente sus colores no se ensucian; bueno, no tan milagrosamente: ninguna mezcla es arbitraria. Utiliza frecuentemente el gris medio cálido para atenuar el croma de las mezclas oscuras (normalmente una mezcla de siena tostada y verde oliva).



El encaje y proporción son claves en el dibujo previo.



→ Probablemente el paso más importante en su estilo de pintura tonal está en el medio tono que transita entre las zonas de luz y sombra, convenientemente dramatizadas. Mezcla cuidadosamente desde un tono base de sombra que enfría, calienta, intensifica o atenúa. Para pintar la transición oscura simplemente aclaró el tono de sombra y  ajustó la temperatura según fuera necesario. Dedicaba especial atención a la forma y encaje de los bloques de sombra.

→ Indicó las sombras con más intensidad cromática desde el principio, reservando la clave de croma para los labios. Luego mezcló cuidadosamente un gris azulado y oscuro para el fondo.



Los acentos oscuros se ejecutan primero, luego se trabaja el fondo.



→ Trabaja con un especial cuidado con las zonas limítrofes entre luz y sombra. Mantiene su paleta ordenada en todo momento para conseguir mezclas precisas y cuidar las relaciones entre colores. Los medios tonos son especialmente importantes, y es donde se comenzarán a distinguir las luces frías y calientes en consecuencia de la luz o la influencia con el entorno. Sin duda los medios tonos —los límites entre luz y sombra— son la clave y se les dedica mucha atención.

→ Trabajando siempre desde oscuro hacia claro, una vez resuelto el medio tono, se procede a pintar las luces. Al igual que con los oscuros, en la paleta ya existe una área de color reservada a la mezcla de colores con blanco. Es un "color de carne" con un valor y croma medios.

→ Utilizando el valor más oscuro de luz, se aplica el color desde el medio tono con dureza y sin fundirlo todavía. Los colores en las áreas iluminadas se aplican de forma decisiva y dramatizando mucho los planos más iluminados.





→ Una vez resueltos los medios tonos las luces se abordaron con rapidez, y aun más rápidamente y con gran soltura las luces más altas. Existe una calculada intención para conseguir el vigorizado de las luces (es decir, un vigoroso empaste sin retoque que resalta el golpe de luz con el gesto de la pindelada).

→ Para terminar, utilizó una escobilla vieja y gastada como mezclador, fundiendo la dureza de los límites de las zonas de luz, dibujadas sobriamente y sin concesiones, como zonas abstractas de límites duros. El proceso se asemeja s su técnica para pintar con gouache, pero en lugar de ablandar la pintura con agua, se arrastra con un pincel seco a modo de blender.







Más ejemplos:







Anterior: Análisis de la técnica de Sean Cheetham (3 de 4) — Proceso pictórico.

Comienza en: Análisis de la técnica de Sean Cheetham (1 de 4) — Pintar lo que se ve.